viernes, 18 de julio de 2008

LOS PUNTOS VULNERABLES DEL CUERPO HUMANO

Condiciones óptimas en la utilización de los puntos vulnerables el cuerpo humano.


El maestro Pau-Ramon ejecutando un ataque
a un punto vulnerable del torso.
El conocimiento teórico de los puntos vitales, es importante pero no suficiente para ser eficaz en el combate real. Es necesario tener en cuenta diferentes condiciones que, si no son seguidas adecuadamente, provocan el fracaso parcial o absoluto.

Las principales condiciones para poder realizar ataques, con certeza de éxito, a los puntos vitales del cuerpo humano son:

a. KYUSHO NO ICHI. Localización exacta del punto vital.
b. MAAI. Distancia correcta.
c. KAKUDO. Angulo de ataque.
d. SAKUDO. Velocidad del ataque.
e. KYOJITSU. Momento oportuno.


A. KYUSHO NO ICHI. El conocimiento exacto de la ubicación del punto vital escogido para nuestro ataque es esencial. EL número de puntos vitales es superior a las posibilidades de la memoria del practicante, en el instante de combate real, memorizarlos todos puede ser una tarea ardua e interfiere en la posibilidad de utilizarlos rápidamente y con eficacia. Son conocidos más de 700 puntos vulnerables, aunque las diferentes escuelas existentes se han especializado en un número mucho más inferior. Unos 25 puntos vitales, que abarquen las necesidades de todos los tipos de técnicas practicadas por el BUDOKA, es un número adecuado para memorizar y especializarse en su conocimiento y utilización, aunque no está de más saber los máximos posibles, sin que esto interfiera en el rápido proceso de una acción real. Al igual que en el combate o en la defensa personal tan solo se practica un número limitado de técnicas, aunque se conozcan muchas más, Siguiendo este argumento, la de las técnicas aplicadas en combate o defensa personal, refiriéndome a las técnicas favoritas (1), según la estrategia escogida, la morfología del adversario y los movimientos favorables por la rapidez y agilidad propia; igualmente en el arte del ataque a los puntos vitales sucede lo mismo, y el practicante de artes marciales adopta sus puntos vitales favoritos o especializados, los cuales aprende a situar a la perfección, aunque debe conocer los máximos posibles (como ya he indicado anteriormente), tan solo con el conocimiento de un gran número de puntos vitales se puede elegir, con más opciones, los KYUSHO favoritos (TOKUI NO KYUSHO). Sin olvidar que una cosa es la teoría y otra la práctica real. Y con la práctica real quiero indicar que la acción de situar un punto vulnerable, con precisión, en un adversario en movimiento, en un tiempo mínimo, casi de flash fotográfico, y ante una actitud de ataque del adversario es bastante difícil, por esta razón es importante adecuarse a los puntos vitales escogidos y con una dilatada práctica de localización.

El Maestro Kai la ubicación de uno
de los Jintai Kyusho del brazo.
B. MAAI. La distancia es también una condición importante en el ataque a los puntos vulnerables. La distancia debe ser la válida y apropiada. Si el MAAI no es el adecuado el ATEMI será ineficaz o producirá otros resultados a los deseados. La valoración de la distancia está determinada por el tipo de ataque, el arma escogida y el objetivo seleccionado. Como explica MIYAMOTO MUSASHI en su gran libro GORIN NO SHO: Cuando la distancia para golpear es óptima, actúen velozmente, sin tomar nueva respiración y sin practicar ningún movimiento preliminar”. Esta estrategia se denomina ICHI BYOSHI. En este momento el adversario se encontrará ante la duda de atacar o escapar del ataque. MUSASHI propone: “Terminen el golpe mientras está vacilando”.

C. KAKUDO. El ángulo de ataque determina también el resultado de una ofensiva con ATEMI a un punto vital. El impacto de un golpe efectuado con el ángulo erróneo, puede provocar resultados disminuidos o anulados. Según la posición del adversario y el punto vulnerables escogido es importante es importante distinguir si se realiza un ataque directo (TSUKI), un ataque circular (UCHI), un ataque ascendente (AGE) o un ataque descendente (OTOSHI). También es importante en el momento del impacto canalizar el golpe en una acción final ascendente, descendente, tangencial o girando el arma utilizada, sea natural (Puños, codos, pies, etc..) o convencional (TANBO, HANBO, YUBI BO, etc..).

El maestro Kai mostrando un jintai Kyusho de la pierna.
D. SAKUDO. La velocidad del ataque es importante en el arte del ataque a los puntos vitales, tanto en el sentido técnico como en el estratégico. Más que la potencia muscular es importante la velocidad con la cual se proyecta, como más rápido sea un ATEMI mayor será su efecto. La velocidad del ataque también nos aleja del concepto del endurecimiento de las manos (puños sobretodo) y los pies para golpear los JINTAI KYUSHO. Un ataque realizado con la máxima potencia a un punto vital no es sinónimo de conseguir la máxima efectividad. Incluso aquellos puntos vitales que son vulnerables a golpes con la máxima potencia, también lo son a otros ataques efectuados con menor potencia. Igualmente se ha de tener en cuenta el número de golpes que se han de realizar, algunos puntos so vulnerables a un golpe con cierta potencia, otros a dobles golpes realizados con ambas extremidades superiores al mismo tiempo, sucesivamente o a diferente nivel. Finalmente existen puntos vitales que son vulnerables a punzadas, realizadas con una superficie pequeña, ligeras o penetrantes, únicas o sucesivas. La estrategia tradicional japonesa propone el SOKU SHIN, el ataque realizado con decisión rápida sin vacilar ni dudar.

E. KYOJITSU. Otro concepto fundamental en el arte de los ataques, a los puntos vitales es el momento oportuno. En japonés se puede definir el momento oportuno de ataque con la contraposición de los conceptos KYO y JITSU. JITSU se refiere a la máxima concentración de la mente y del cuerpo. La mente en el estado de ZANSHIN, está alerta a los movimientos del adversario y el cuerpo en la tensión muscular adecuada y en una posición correcta para efectuar cualquier movimiento de ataque o de defensa. KYO es todo lo contrario, un estado de falta de concentración tanto mental como del cuerpo. Cuando el adversario no tiene su mente en estado de alerta, cuando su cuerpo no mantiene una tensión muscular adecuada, pierde la guardia física (TAI NO KAMAE) y la mental (SHIN NO KAMAE o ZANSHIN). En el estado KYO físico la postura es deficiente, la posición de las piernas y los brazos son erróneos y ofrecen al adversario cierta vulnerabilidad. Cuando la mente se relaja o se distrae (concentrándose demasiado en un movimiento, fijándose aunque sea ligeramente en las circunstancias momentáneas o cayendo en la trampa de una maniobra de distracción) no está concentrada y pierde la atención, se entra en el estadio de KYO mental. El KYO es una abertura en la defensa o el ataque del adversario, tanto mental como físico y es un estadio propicio para el ataque de los puntos vitales, en particular, y en general cualquier tipo de técnica. También a parte del KYO físico y mental, existe un KYO fisiológico, es aquel que se provoca en el normal funcionamiento del cuerpo humano, por ejemplo en la inspiración los KYUSHO situados en el abdomen se presentan mucho más vulnerables. Estratégicamente el momento oportuno para el ataque se sitúa en el instante que el adversario está en el estadio KYO, todo lo contrario si se ataca en el momento que el adversario esta en JITSU, el ataque puede ser esquivado, bloqueado o, lo menos deseado, contraatacado.



Artículo escrito por el maestro Pau-Ramon


Prohibida su reproducción sin la autorización de su autor