miércoles, 3 de septiembre de 2008

TAMETOMO MINAMOTO


Para algunos historiadores de las gestas bélicas del Japón es considerado TAMETOMO MINAMOTO como el mejor arquero del país del Sol Naciente de todos los tiempos. Fue una persona de extraordinaria fuerza, de gran talla física y desde muy joven, a los diecisiete años, ya podía armar un arco, según las crónicas de 2’50 metros de longitud, con mucha más potencia que los otros guerreros. La leyenda explica que esto era posible porque el brazo derecho era más corto que el izquierdo. En el año 1156 era miembro de las fuerzas de defensa de la residencia imperial, el SHIRAKAWADEN, cuando TAIRA KIYOMORI atacó esta residencia. En el transcurso del ataque TAMETOMO MINAMOTO tuvo que rechazar el asalto de dos jinetes, que se dirigían, uno tras otro, hacia la posición de TAMETOMO. Este armó el arco con toda su potencia, lanzando una flecha con tanta pericia y fuerza que traspasó el primer guerrero, hiriéndolo de muerte, y se clavó en la zona de la manga de la armadura del segundo de tal manera que lo lesionó considerablemente, anulando su capacidad de acción en el ataque. Posteriormente otro BUSHI, al ver que nadie osaba atacar la puerta que defendía TAMETOMO, atacó dicha posición. El nombre del osado guerrero era YAMADA KOREYUKI, el cual después de atacar con el lanzamiento de una flecha a TAMETOMO murió atravesado por un proyectil disparado con el arco de TAMETOMO, la cual antes había penetrado por la parte frontal de la silla de montar, y que después de atravesar la armadura se clavó en la parte dorsal de la mencionada silla. Sus gestas continuaron hasta que los partidarios de los TAIRA lo apresaron. MINAMOTO TAMETOMO recibió como castigo el exilio, concretamente a la isla OSHIMA, y le seccionaron los tendones del brazo derecho, para inutilizarle su capacidad de tirar con el arco. Pero la manipulación de sus tendones no fue irreversible, y curó de estas lesiones. Desde la isla OSHIMA, con la colaboración de los campesinos y pescadores, controló esta isla y las islas vecinas, provocando una revuelta con los TAIRA, que gobernaban el Japón en aquella época. Los TAIRA enviaron a KUDO SHIGEMITSU, con sus fuerza militares, para sofocar la rebelión liderada por TAMETOMO.MINAMOTO TAMETOMO aun tuvo la opción de escribir otra proeza, en las crónicas legendarias, esta hazaña consistió en el hundimiento de una embarcación de sus enemigos, perforando su casco con una flecha en la línea de flotación. Pero sus guerreros eran campesinos y pescadores, por lo tanto con una preparación muy precaria, y a pesar de su capacidad y potencia con el arco, fue vencido por KUDO SHIGEMITSU, antes de ser capturado se suicidó siguiendo el ceremonial del SEPPUKU. Aunque cierta leyenda niega esta versión y cuenta que MINAMOTO TAMETOMO escapó de OSHIMA y llegó hasta las islas RYU KYU, donde fundó la línea monárquica de este archipiélago.