martes, 6 de marzo de 2012

SHINTAIKAN YUBIBOJUTSU

El jujutsu tradicional tiene implícito dos tipos de
armas en sus catálogos técnicos. Un apartado técnico está dedicado a las armas
que aumentan el potencial contundente de los puños, los dedos, las manos, etc...;
tanto en los golpes como en las presiones, en este grupo se encuentran los
kakute, hayatejo, yubibo, etc... Otro apartado técnico está dedicado a las
armas que aparte de aumentar la contundencia sirven para realizar técnicas
propias de dichas armas, este grupo se dedica a los tanbô, hanbô, tantô, etc...

Aunque en el segundo grupo, antes mencionado,
también se encuentra alguna arma del apartado que en japonés se denomina
Kakushibuki, o armas ocultas; es en el primer grupo que se generaliza esta
característica. En este grupo se agrupan utensilios cuya cualidad se basa en la
posibilidad de ser mantenidos ocultos hasta el mismo momento de su utilización.
Uno de los subgrupos está dedicado a diferentes tipos de palos que pueden
ocultarse dentro de la mano, que en japonés se denomina Tenouchi (literalmente
en el interior de la mano). La variedad de diseños que se han creado en este
tipo de armas provoca que no se pueda conocer todos los tipos que alguna vez se
han utilizado en las escuelas de jujutsu y taijutsu tradicional, y mucho menos
las denominaciones que se han conocido dichos modelos, es probable que algunos
incluso nunca tuvieron denominación propia, o que fueron tan efímeros que no
alcanzaron la fama suficiente para formar parte de la historia de las armas
utilizadas en la antigua defensa personal japonesa. Por eso muchas veces nos
referimos con el epígrafe general de “tenouchi” una definición muy amplia, lo
que se lleva dentro de la mano.

En la escuela Shintaikan desde hace muchos años y
como arma propia del jujutsu de la escuela se trabaja con el yubibo, un tipo de
tenouchi que se asemeja por su forma y el tipo de agarre a un dedo de madera o
lo que seria más literal un palo dedo, un palo de dimensiones y forma como un
dedo de la mano. Este pequeño elemento de madera, de forma circular de una longitud
de unos 13 a 15 centímetros, y con un diámetro semejante a un dedo, tiene
insertada una cuerda en su parte central para pasar los dedos corazón y medio
de tal forma que sobresalgan los dos extremos, por cada lado de la mano, cuando
el puño está cerrado. Esta forma de agarre ayuda a presionar o golpear al
adversario tanto por la parte de la zona del dedo meñique, como la del lado
pulgar. Para conseguir más efectividad, se desplaza el yubibo por dentro de la
mano, para cambiar su posición y variar las técnicas de ataque. En según que
condiciones se puede golpear con la mano abierta, gracias a la cuerda que lo
sujeta a la mano.


Generalmente con el yubibo se efectúan técnicas de
presión o golpeo. Ambos métodos técnicos son parte de la esencia del jujutsu tradicional. En la categoría del atemijutsu
(el arte de golpear al cuerpo) se encuentra una conexión total con el
kyushojutsu (el arte de conocer los puntos vulnerables del cuerpo y la forma de
atacarlos). Los golpes y presiones pueden dirigirse a las zonas duras o las
blandas:


- Huesos
poco protegidos. Esternón, clavícula, cráneo y huesos de las manos (por ejemplo
para soltarse o escaparse de una presa), entre otros.
- Terminaciones
nerviosas.
-
Tendones.
- Zonas
musculares.

Con los golpes del yubibo, bien dirigidos, se puede
bloquear, o paralizar momentáneamente, las extremidades u otra parte del cuerpo
que el músculo atacado esté relacionado. Los tipos de ataques a estos objetivos
tanto en el caso de los atemi como en de las presiones siguen las estrategias
siguientes:

- Golpes
en ataque, defensivos o en contrataque.
- Presiones
atacantes o defensivas.
- Presiones
complementarias a las estrangulaciones.
- Presiones
complementarias a las palancas a las articulaciones.


La transmisión de esta arma en la escuela Shintaikan
se presenta en tres niveles técnicos: básico, avanzado y superior; y otros de
nivel pedagógico que orienta y prepara a los instructores para ofrecer una
transmisión correcta del contenido técnico, que no tan solo ofrece unos
conocimientos tradicionales sino que también puede ser extrapolable a la
defensa personal, utilizando utensilios cotidianos, y a las técnicas policiales,
ya que con un número de técnicas limitadas, no un programa largo y farragoso se
consigue una efectividad óptima.

Pau-Ramon
Presidente de Shintaikan Budo Kyokai
Honbucho Seibukan Spain.