viernes, 8 de mayo de 2009

Shintaikan dôjô 50 años de historia






El maestro Ramon Planellas precursor del Shintaikan dôjô.


SHINTAIKAN DÔJÔ
MÁS DE CINCUENTA AÑOS DE HISTORIA


Shintaikan dôjô es una institución dedicada a la promoción y difusión de las Artes Marciales Tradicionales Japonesas con una historia de más de 50 años. En los cuales una familia, la familia Planellas, ha realizado un esfuerzo para que esto fuera así.

El precursor de este dôjô es el maestro Ramon Planellas (Barcelona, 1921), ya en su familia había un interés por los sistemas de combate, concretamente su hermano Pau Planellas 14 años mayor que él, el cual se había dedicado al sistema de combate mayoritario de principios del siglo XX en occidente, el boxeo.

Ramon Planellas tuvo la oportunidad, al acompañar a su hermano mayor, de conocer la existencia del jujutsu japonés a partir de los comentarios que corrían entre los ambientes de lucha y del boxeo de esta época en Barcelona, Desde principios del siglo XX, el jujutsu japonés había calado en la opinión pública española. El maestro Ramon Planellas no tuvo demasiados resultados positivos, su juventud y la guerra civil española no le proporcionó la posibilidad de poder integrarse en profundidad en los centros de jujutsu que hasta el 1939 estuvieron en marcha en Barcelona. Su traslado a Francia el maestro Ramon Planellas puede conocer el método Kawashi de defensa personal, que a la postre es el jujutsu del maestro Kawashi, el cual había estudiado jujutsu en Dai Nippon Butokukai en Kyoto, aunque se desconoce el estilo de jujutsu que estudió, ciertas fuentes citan Kito ryu o alguna escuela emparentada con el Aiki jujutsu.

El Maestro Ramon Planellas, ya en Barcelona, practica en la década de los años 50 del siglo XX, Jiujitsu-Judo en clubes afiliados a la “Delegación Española de Yudo” de la Federación Española de Lucha. Cabe destacar que entre los diferentes instructores y profesores, pudo cursar algunos cursos con el maestro Henri Birbaum, que en el año 1950 inició las clases de judo y jujitsu en Barcelona, procedente de la “Ecole Militaire d’Escrime et de Sports de Combat d’Antibes “. El maestro Henri Birnbaum fue alumno directo de Mikonosuke Kawashi. En el año 1957 el maestro Ramon Planellas, después de bastantes experiencias en las artes marciales y con una experiencia óptima, toma conciencia que las artes marciales japonesas, el Budô, son un estilo de vida y se dedica a su práctica de forma privada, ya que el matiz que toma el judo, alejándose del jujutsu, a la postre de la defensa personal, le desagrada considerablemente. En el año 1962 inicia a su hijo Pau-Ramon, que ya cuenta con seis años de edad, con juegos y estrategias a diferentes conceptos del jujutsu, como Taisabaki, ukemi, desequilibrios, proyecciones, atemi, etc... Al cabo de un tiempo el maestro Ramon Planellas cree que su hijo tiene que poder trabajar con personas de su edad y lo introduce a la práctica de diferentes disciplinas, como Judô, Karate, Taijitsu, etc…

El maestro Hernaez con la familia Planellas


Esta realidad se convierte en el Shintaikan dôjô, una escuela tradicional de artes marciales japonesas, una escuela que tres generaciones de la misma familia han aportado parte de su tiempo para la promoción y fomento de las artes marciales.

Si la primera generación corresponde al maestro Ramon Planellas, la segunda generación están el maestro Pau-Ramon y el profesor Edmon Planellas. El maestro Pau-Ramon es más conocido en el ámbito de las artes marciales, y ostenta el titulo de honbucho del Shintaikan dôjô, a parte de su cargo como delegado del maestro Kai en España, shibucho de la escuela Seibukan, y sus responsabilidades en la disciplina de Taijitsu. Por lo cual es interesante descubrir a Edmon Planellas, que aparte de sus grados en Taijitsu, Jujutsu, Tanbojutsu; es un experto en nunchaku, tonfa policial y keriwaza.


Edmon Planellas especialista en keriwaza



La tercera generación, la encabeza el profesor Carles Lapuente Planellas, 4º dan de Taijitsu, 5º Dan de Tanbôjutsu, experto en técnicas de intervención policial, seguido de sus hermanos Alex y Christian. Y como últimas representantes de la tercera generación están Xènia y Ariadna Planellas, que aunque en edad infantil y juvenil ya pisan fuerte el tatami.

Como antes hemos citado un objetivo del dôjo Shintaikan es la promoción de las artes marciales y esto se traduce en la publicación de 9 libros y dos publicaciones privadas, sobre artes marciales e historia de Japón, docenas de artículos en diferentes revistas especializadas, mayoritariamente en la revista “El Budoka”, y colaboraciones en radios y en televisión.
Shintaikan dôjô ha enviado diferentes miembros a dôjô tradicionales del Japón, dos de ellos, el maestro Pau-Ramon y el profesor Carles Lapuente, practicaron en el Yoseikan dôjô del maestro Mochizuki Minoru; y otros cinco en el Seibukan dôjô el maestro Kai Kuniyuki. Centenares de alumnos y un considerable número de cinturones negros, incontables cursos (en España, Francia, Andorra, Cuba y Portugal), seminarios y demostraciones (en España, Francia y Japón) y delegaciones en Andalucía, Aragón, Asturias, Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura y Cataluña; y en Cuba y Andorra, no cierran la historia de este dôjô sino que es punto y seguido a una labor en beneficio de las Artes Marciales Tradicionales Japonesas.






El maestro Kai Kunyuki con el maestro Pau-Ramon
y sus dos hijas en el Seibukan dojo de Japón

No hay comentarios: